viernes, 16 de agosto de 2013

Bienvenidos al cole: el período de adaptación



El periodo de adaptación es el tiempo que transcurre desde que los pekes llegan por primera vez a la escuela hasta que ya se desenvuelve con normalidad dentro de ella.
 Desde el punto de vista pedagógico, adquiere gran importancia la separación del hogar que los niñ@s van a vivir al incorporarse a la escuela, por lo que consideramos fundamental el periodo de adaptación, ya que su actitud ante la escuela, ante las relaciones sociales, ante los aprendizajes a lo largo de toda la escolarización, va a depender de cómo asimile este proceso, positiva o negativamente.
 De ahí la necesidad de organizar un adecuado periodo de adaptación para que la entrada en el cole por primera vez,  sea lo menos traumática posible, ya que en algunos casos es la primera separación que se produce entre el niño y la familia.
 En dicho periodo es muy necesaria la colaboración de los padres, ya que la adaptación de su hijo o hija viene determinado, en gran medida, porque asuman la separación; sus temores, expectativas, su ansiedad, su seguridad o inseguridad, y su grado de confianza en las posibilidades del niño y en las garantías del
centro, ya que todos sus temores pueden ser transmitidos a través de diversas manifestaciones y a su vez captados por sus hijos.
 La escuela supone una oportunidad para crecer y madurar, para afirmarse en su propia identidad e iniciar, de este modo, el conocimiento y la adaptación al mundo exterior.
 Los pekes tienen que ser capaces de asimilar los cambios que supone esta nueva actividad en su vida cotidiana y por tanto es normal que se presente como un proceso irregular donde podremos observar avances, retrocesos y sentimientos contradictorios de aceptación y rechazo. Igualmente pueden aparecer
regresiones y síntomas diversos.
Para que este proceso se lleve a cabo de manera adecuada es importante mantener una actitud abierta y receptiva, atendiendo a los distintos ritmos de los niños. Procuraremos mantener una atención individualizada, reforzando la confianza del niño en si mismo y potenciando su autoestima de modo que
progresivamente vaya adquiriendo seguridad en sus propias capacidades y en el entorno que le rodea.

Nos vemos pronto, un saludo, la seño.